Agresividad en las redes sociales provoca distanciamiento en las relaciones

Encuestas revisadas este miércoles por la corporación VitalSmarts, encontraron que de cada 5 personas participando en una disputa virtual, 1 reduce el contacto cara a cara con la otra parte involucrada. 2 de cada 5 cortan algún lazo indefinidamente. Bloquear, dejar de seguir actualizaciones o sacar a una persona de la lista de contactos (o amigos) son acciones que realiza el 19% de la gente luego de un altercado online.

Por alguna razón, los usuarios se comportan de forma más agresiva en Internet que en persona. “El mundo ha cambiado y una proporción significativa de las relaciones suceden en línea, pero los modales no han alcanzado a la tecnología”, dice Joseph Grenny, copresidente de VitalSmarts. Con 78% de los 2698 individuos encuestados conscientes de sentirse menos “diplomáticos” al momento de una discusión virtual, el desconcierto parece crecer. “En apariencia la gente se da cuenta de que este tipo de conversaciones cruciales no deberían tomar lugar en las redes sociales, y aun así parece haber una compulsión por resolver las emociones al momento y vía la conveniencia de estos canales”, continúa Grenny.

Algunos usuarios admitieron hablar de otras personas negativamente en foros de chat, como por ejemplo, chats privados conformados por grupos de trabajo. Llamó la atención la historia de una mujer que dejó de hablarle a su hermano por dos años luego de que éste se negara a borrar una imagen vergonzosa de ella, según datos obtenidos de la misma encuesta. Estos dos casos arrojan por sí solos un poco de luz. Ambos no extrañarían del todo ocurriendo en la vida real: un grupito en receso platicando del tipo que a nadie le cae bien hasta que éste llega a preguntar ¿de qué hablan…? La misma foto en el álbum familiar siendo mostrada impunemente en una cena navideña mientras la víctima se encuentra en el baño…

La distancia física otorgada por los medios de comunicación, aunque momentánea, podría ser la clave del valor tomado por las personas para decir y hacer algo que de otro modo no serían capaces, algo que a final de cuentas y luego de un análisis, podremos ver se ajusta a sus verdaderos deseos y motivaciones. ¿Cuántos no lanzaron un objeto o un insulto en la niñez —ese momento en que las reglas sociales están menos impregnadas y la impulsividad a flor de piel— para luego salir corriendo, como si no fueran a encontrarse nunca más con el agredido cara a cara?

angry-woman-destroying-computer_50ca4d19e087c35e1ec69ac8

Vía: Reuters 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s