¿Comida chatarra en Cruzada contra el Hambre?

La asociación entre Pepsico y Nestlé con el gobierno mexicano dio como resultado la inclusión de refrescos, frituras y otros alimentos altamente procesados en la canasta básica promovida por la Cruzada contra el Hambre. Ahora, las tiendas Diconsa (de la Secretaría de Desarrollo Social), localizadas en zonas marginadas, presentan mayor presencia de alimentos envasados que de productos frescos de consumo realmente necesario, como frutas, verduras, granos y carne.

“La sociedad puede lucir bien desde fuera, pero es una trampa en sí misma”, alegó Patti Rundall, activista y líder de la Coalición Internacional Contra el Conflicto de Interés, quien además puntualizó que las dos marcas mencionadas juegan un papel negativo en el tema de la diabetes y la obesidad, enfermedades que afectan con cada vez más fuerza a la población. “En la Cruzada estamos hablando de un tema de malnutrición, por un lado, y obesidad, por otro. Las empresas que firman el acuerdo tienen que ver directamente con el objetivo de este programa, es una contradicción y un error que debe ser subsanado.” comentó el director de El Poder del Consumidor, Alejandro Calvillo, agregando también datos terroríficos:

El Estado está abdicando de su obligación de proteger el derecho a la salud y a la alimentación, incluso deja en manos de Nestlé la educación en nutrición en las comunidades más pobres del país para que 15,000 mujeres promuevan sus productos y orienten al resto de la comunidad al consumo de sus productos. Incluso, el gobierno está entregando los servicios subsidiados de las 25,000 tiendas de Diconsa para distribuir sus productos.

Por otro lado, los expertos indican que la comida envasada con bajo contenido nutricional está reemplazando las tradiciones culinarias de las regiones marginadas así como perjudicando a los mercados locales. El consumo del frijol, por ejemplo, “cayó brutalmente”, en palabras de Calvillo.

Hace no mucho tiempo una iniciativa similar fue rechazada en Brasil por presión de grupos sociales que se opusieron a la intervención de Nestlé bajo el lema: el hambre no puede combatirse con comida chatarra.

¿Podrá México liberarse de los intereses corporativos? ¡Comparte esta información con tus contactos!

diconsa1

Vía: El Poder del Consumidor, La Jornada

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s